¿En qué consiste el Neuromarketing?

Publicado en: News | 0
Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Neuromarketing consiste en la aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencias al ámbito del marketing, analizando cuáles son los niveles de emoción, atención y memoria que poseen los diferentes estímulos percibidos de forma consciente o subconsciente.

(f: Wikipedia)

Según un estudio, más del 90% de las decisiones de los consumidores son tomadas por el subconsciente. Por ello es acertado decir que el neuromarketing es la clave a la hora de generar, transformas o eliminar hábitos de consumo en los clientes.

Ataca al cerebro primitivo, a ese que reacciona de forma involuntaria, como cuando apartas la mano al contacto con el fuego.

He aquí un ejemplo que la mayoría recordaréis.

Este anuncio de Coca – Cola se convirtió en fenómeno mundial por lo bonito y tierno que resulta. Pero ¿Por qué?  Muy simple, está dotado de una carga emocional capaz de despertar a nuestro subconsciente, generando un sentimiento dentro de cada uno.

Bajo mi punto de vista, existen tres pautas básicas con las que debe contar toda campaña o estrategia basada en el neuromarketing, obviamente existen muchas otras que iré desvelando poco a poco, pero estas tres constituyen los pilares fundamentales :

PONER AL CLIENTE EN SITUACIÓN

Está claro que hay innumerables factores que la razón tiene en cuenta, como el precio de un producto, gráficas, estadísticas… Pero al margen de ello, para poder llegar al corazón del consumidor, hay que saber generar lazos emocionales, vínculos con los que el consumidor pueda identificarse, como esa vez en la que, tras comerte un yogur, casi tiras la cuchara a la basura o, como cuando se te engancha la sudadera al pomo de la puerta.

Si conseguimos que el espectador termine esa historia basándose en su experiencia,  o que esboce una sonrisa de complicidad al ver el anuncio, entonces habremos hecho un buen trabajo, habremos conseguido implicar al consumidor por medio de símbolos como el pomo o la cuchara.

 

CUESTIÓN DE GÉNERO

post_neuro (1)No se trata de generar una campaña discriminatoria, solamente hay que saber enfocarla a nuestro cliente potencial basándonos en el género.

La respuesta emocional que causa un anuncio de crema anticelulítica, no es igual en un hombre que en una mujer.

La mujer, que es quien padecerá de celulitis, podrá encontrar en ese producto una solución “divina” a un problema que tiene.post_neuro (2)

Sin embargo el hombre, solamente verá una crema, una crema que no necesita porque no tiene celulitis y por eso mismo no le aportará nada.

Ahora, si lo que aparece en la pantalla es un Audi R8, le damos la vuelta a la tortilla, es por normal general el hombre quien mostrará más interés por el anuncio.

Así pues, hay que saber identificar y asociar nuestros productos a esos símbolos que a su vez se asocian a hombres o mujeres.

LA PRÁCTICA

Este paso es la puesta en práctica de los conocimientos teóricos del neuromarketing.

Hay que partir de las directrices mundiales que utilizan las grandes marcas.

Estas premisas están ligadas a los sentidos, porque para poder despertar a nuestro cerebro primitivo, hay que hacerlo por vías sensoriales.

El ser humano recuerda el 1% de lo que toca, el 2% de lo que escucha, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que saborea y el 35% de lo que huele.

post_neuro (3)

Por consiguiente, si logramos atribuir más de dos premisas a un producto, si logramos que además de emocionar por cuestiones empáticas, nuestro producto esté dotado de un olor y un tacto, de un sonido o de un sabor, conseguiremos también dejar un recuerdo especial en el subconsciente. Claro ejemplo de ello son las droguerías ¿Quién no ha entrado y ha percibido esa fragancia especial con la que se impregna todo el local?  A eso nos referimos, igual que un olor nos recuerda a una persona, puede hacerlo con un producto.post_neuro (1)

¡Emocionemos pues! Emocionemos al espectador, lleguemos a su cerebro primitivo y convirtámonos en parte de él, personalicemos nuestro producto o campaña con un olor, un sonido, una textura, cualquier característica que el consumidor pueda asociar con nosotros.

Ya lo dijo Kevin Roberts y cuánta razón tiene “Las emociones tienen un papel decisivo en la toma de decisiones de compra”.

En Mudéjar Grupo ponemos nuestro corazón y nuestros 5 sentidos en todo lo que hacemos por el simple hecho de que uno recibe lo que da.

 

firma ana

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone